De abrics i rodats: Coves de la Penya Rotja. Lliber (3)

Coves de la Penya Rotja. Lliber. Alicante. Fuente: el autor.

A unos 500 metros al norte del pueblo de Llíber y junto al cauce del río Gorgos, encontramos una extraña hoz de morfología peculiar. Esta elevación del terreno, la Penya Rotja, conforma una loma de pedregales que se rompe en caída vertical desde una altura que varía entre los 80 y 50 metros según los tramos de pared viva. Hallamos la cima de esta peña junto al linde con el término de Xaló y muy próxima al Barranc del corral de Sanchis.

Aspecto general de les Coves de la Penya Rotja. Fuente: Google Maps
Cova de la Penya Rotja. Fuente: el autor

El característico color rojo del largo cuchillo de paredón adjetiva el topónimo. En la actualidad, los campos llanos cercanos al cauce del río se hallan abandonados y en uno de ellos se sitúa la estación depuradora de Llíber. Las Unidades de Montaña de la Guardia Civil y algunos escaladores deportivos son habituales del terreno tras escogerlo como lugar ideal para el simulacro y el entrenamiento.

A finales del s. XIX este rincón que forma el meandro del río quedaba cerrado por el antiguo camino de Gorgos. En ese enclave existían tres casas de campo, las llamadas casas de Cervera, Borlas y Sirerol, hoy desaparecidas. Cuenta la voz popular que la alta pared de la hoz se constituía en refugio de bruixes y que en ocasiones se podían distinguir les forques clavades en sus muros naturales, visión quimérica que representaba un augurio de mal fario.

Parece seguro que este lugar fue habitado desde la antigüedad y no sólo por las aves que continúan haciendo sus nidos en las oquedades del cañón. El buen número de cuevas y los restos constructivos existentes en ellas evidencian un uso humano secular.

Hemos acudido al lugar acompañados por el xaloner Jaume Giner, un enólogo poliédrico en sus gustos y actividades, buen conocedor del terreno. Nos situamos a pie de la peña y recorremos su base de este a oeste, de unos 135 metros de longitud. Algunas de las grutas que observamos quedan en altura y no parecen accesibles con facilidad.

Jaume Giner, ante la cova. Fuente: el autor

La primera cueva que encontramos en el firme presenta un paramento de piedra de fábrica relativamente reciente. Sin lugar a dudas ha tenido un uso pecuario en el tiempo. Frente a ella descubrimos un horno en magníficas condiciones de conservación. Jaume confirma su antigüedad y garantiza que por sus características fue usado para escaldar uva.

Detalle del horno. Fuente: el autor

Al mismo nivel de suelo, en dirección oeste, aparece un margen de 1,50 metros de altura y una longitud de unos 25. Su estado es bueno en algunos tramos. Nuestro guía explica que este margen se levantaba de esta forma para habilitar sequers de pansa verge. En estas estructuras, convertidas en secaderos, de posible origen andalusí, la uva se deshidrataba al sol. El sequer, orientado al mediodía, sobre el que se colocaba directamente la uva, alcanzaba un calor intenso a causa de la alta insolación. Esta exposición  aceleraba el proceso de secado natural de la uva. La pansa así elaborada era más apreciada que la de l’escaldà o pansa de lleixiu (lejía o sosa cáustica).

Algunos metros adelante ubicamos una caseta de piedra en estado de ruina y una húmeda oquedad, dentro de una cueva, que presenta todas las trazas de haber sido un nacimiento de agua, hoy seco. Interesante conjunto, el lliberano, que merece un estudio en profundidad y su protección integral.

Sequers. Fuente: el autor
Sequers desde el camino. Fuente: el autor

 

2 Replies to “De abrics i rodats: Coves de la Penya Rotja. Lliber (3)”

  1. Alguna vez he caminado por el cauce seco del Gorgos, pero nunca he llegado hasta les coves de la penya rotja. A ver si este invierno… Excelente reportaje, Jose Luis.

    1. Saludos, compañero, pendiente de la presentación de tu última novela.

Deja un comentario